Psicopatía (Diccionario Psicológico)

Dic 26, 2012   //   by Nuria Ros Cubel   //   Artículos, Diccionario Psicológico  //  Sin comentarios
Comparte!

Este artículo ha sido leído 914 veces (desde el 07/11/2012)

Psicopatía (Diccionario Psicológico)Psicopatía: Nombre genérico y sobre el que no existe unanimidad de trastorno mental que se caracteriza por un comportamiento asocial. Otros prefieren trastorno de personalidad que incapacita al que lo padece para adaptarse a la vida real. Hay que aclarar que los psicópatas no consideran padecer nada, más bien se les padece a ellos. No existe tratamiento para este trastorno y se limita a una ” manera de ser” altamente nociva para los que le rodean.

Un gran especialista como Robert Hare valora que este trastorno afecta al 1% de la población normal y 15% entre la reclusa, al parecer estamos rodeados. Existe una mitificación que los psicópatas se ven claramente o vienen reducidos a los llamados “asesinos en serie”, pero ni es cierto lo primero ni tan numerosos, por fortuna los segundos.

El gran peligro de estas personas psicópatas funcionales es que son buenos conocedores de pautas y normas de su medio, que puede ser cualquiera de los que nos rodean, madre, padre, amigo, pareja, amante, jefe, hijo, uno mismo…

Tienen un buen entendimiento cognitivo pero nulo emotivo, o sea de empatía nada. La conciencia, remordimiento y sentimiento de culpa para el psicópata son verdes y se “los comió un burro”. La facilidad para mentir, manipular con el objetivo de conseguir sus propósitos es extraordinaria, y aún siendo descubierto no representa un problema, de forma impune lo descarga sobre otros. Tiene impulsos en la mayoría de los casos con fuerte autocontrol, con capacidad maquiavélica rozando los límites de lo legal.

Se aburren fácilmente y buscan nuevos estímulos, ocupaciones, relaciones. Les satura cumplir con la rutina y las obligaciones, siendo propensos a “colgarse las medallas”, mientras hábilmente  les endosan el trabajo a los demás.

Son depredadores sociales que con tal de tener el control y el poder emplean un encanto seductor aprendido, si éste no funciona pasan a la coacción e incluso a la violencia.

La necesidad de autogratificación es constante, así como la insatisfacción. Sus emociones giran en torno a la rabia, el impulso sexual y su creencia de perfección.

Sus relaciones están basadas en el interés, están vacíos por dentro. Tienen una capacidad camaleónica para saber cómo tienen que comportarse para lograr sus miras.

Identifican a sus víctimas entre las más vulnerables, las débiles, que las consideran imbéciles para subyugarlas a su servicio. Inicialmente las captan con todos los medios, muchos aprendidos del mundo del cine, de ir incluso a terapia para conocer la psicología de los demás, o estudian las reacciones de los comunes, y una vez que están como las moscas en la trampa empiezan a manifestarse realmente cómo son. Este juego es muy común especialmente en relaciones de pareja.

Obviamente dependiendo cuál es su lecho cultural desarrollan sus habilidades. Si el medio es de pobreza y de delincuencia pues será un despiadado infractor de la ley, pudiendo llegar a ser criminal. Si se le han facilitado, estudios, buenas maneras, podemos localizar a esta figura en cualquier profesión, profesor, médico, terapeuta, político, juez, policía…

Valorando la mentira como arma sistemática que se emplea en el mundo de la política, y el gusto por el poder y el control, ciertamente es un trabajo adapto para el psicópata, con lo que no estamos diciendo que todos los políticos son psicópatas.

Vds. Mismos, miren bien a su alrededor si tienen un elemento como hasta el aquí descrito y libérense lo antes posible del mismo.

Este artículo ha sido leído 914 veces (desde el 07/11/2012)

Comparte!

Deja un comentario

Buscar

Hemeroteca