¿Qué es eso de la ayuda psicológica?

Jun 26, 2012   //   by Nuria Ros Cubel   //   Artículos  //  Sin comentarios
Comparte!

Este artículo ha sido leído 594 veces (desde el 07/11/2012)

Valencia, 26/06/2012
Si buceamos en la historia de la humanidad y en la antropología nos daremos cuenta que las personas siempre han acudido cuando se ha hallado en situaciones de conflicto, con obstáculos de compleja solución, o mejor dicho que así lo percibían, a “consejeros”, a “los ancianos”, a los “chamanes”, a los “brujos”, a los “sacerdotes”…

Cambiará la denominación según el período histórico y la latitud, pero sus funciones mantienen similitudes. La búsqueda de paz y tranquilidad para lo que vamos a conceptualizar “alma” por su antigua trayectoria y psique en palabras más actuales es un continuum en el ser humano.

Gracias a Freud y su revolución, adquirió cuerpo y entidad la Psicología como tal profesión, pero ya hacía milenios que el ser humano, aunque no estuviera institucionalizado, recurría a la ayuda, al apoyo, al asesoramiento, como ya hemos mencionado representado en múltiples figuras.

Así como la mayoría de las figuras históricas que asesoraban eran respetadas y nadie se avergonzaba de consultarlas, en el presente y en particular en España, existe un cierto velo de desprestigio respecto a la profesión de psicólogo acudir a sus servicios. Se escucha en demasía dos expresiones: “Yo no estoy loco”, “¡A que santo contarle mi vida privada a un extraño y encima pagarle!”. Existen otras muchas enunciaciones pero las reservaremos para otro artículo.

Obviamente quienes ejercemos esta profesión somos humanos, y como tales con todas las posibilidades de errar. Ya es sabido que las personas somos “perfectamente imperfectas” y nadie puede o no debería coronarse en “el paladino de los dioses menores”. De otra parte como en cualquier otra actividad humana.

Ahora bien, no obstante las puntualizaciones, tenemos la preparación, además de actitudes y aptitudes, para ayudar, asesorar y facilitar la resolución a las personas que acuden en busca de ello. Por supuesto que se paga. Pero si analizamos y reflexionamos siempre se ha hecho. Antiguamente con trueques y mantenimiento de las figuras, y en el presente y en este social con el intercambio monetario.

Respecto a la “locura”, tema sin desperdicio y como en los seriales, continuará…

Este artículo ha sido leído 594 veces (desde el 07/11/2012)

Comparte!

Deja un comentario

Buscar

Hemeroteca